Reseña: En La Oscuridad Resplandecen Las Estrellas - Diana Peterfreund

Título: En La Oscuridad Resplandecen Las Estrellas (En La Oscuridad Resplandecen Las Estrellas #1)
Autor: Diana Peterfreund
Editorial: Océano
Fecha de Lanzamiento: Septiembre de 2015 (Argentina)

Goodreads Cúspide Tematika



Sinopsis: Han pasado generaciones desde que el experimento genético que tenía que transformar la tierra fracasó y devastó a la humanidad generando una sociedad de nobles luditas que someten a los post-reduccionistas y los utilizan como sirvientes. Elliot North es una ludita disciplinada que dirige la finca de su padre. Cuando Kai, su sirviente y primer amor, le pide fugarse con él, ella lo rechaza, pero se arrepiente durante años. Ahora Kai ha vuelto y Elliot tiene una segunda oportunidad, pero sabe que eso significaría traicionar todo lo que le enseñaron a creer.
 ¡Muchas gracias, Editorial Océano por el ejemplar!





RESEÑA


En La Oscuridad Resplandecen Las Estrellas es el primer libro de una (hasta ahora, y espero que haya más) bilogía de retellings basados en clásicos de la literatura, que son llevados a la esfera distópica gracias a la impresionante cabecita de Diana Peterfreund.


Esta primera entrega tiene como base la historia de Persuasión de Jane Austen, la cual no leí (shame on me), y tampoco creo que sea necesaria leer para adentrarse en este retelling. Sobre todo —y acá es cuando los amantes de Austen me asesinan mentalmente— si ya han leído algún otro de sus libros.

Quizás lo hayan notado, quizás no, pero cada vez que comienzo una reseña con otra cosa que no sea un breve resumen, o una especie de “segunda sinopsis”, es porque el universo creado por el autor me voló tanto la cabeza que necesito otra forma de expresarlo, dándoles más información de la que estoy acostumbrada debido a mi propia “extrema sensibilidad” hacia los spoilers. El entorno distópico creado por Diana es tan original y rico en detalles que merece ser explicado, y eso es lo que voy a intentar hacer.

La trama de la historia nos pone ante nuestros ojos una sociedad post-apocalíptica o post-guerra en la que la humanidad ha sufrido lo que se conoce como la Reducción. ¿Qué es esto? Bueno, todos somos conscientes de que vivimos en la era de la tecnología, y que cada día son más los avances científicos y tecnológicos que (aunque no nos demos cuenta) nos permiten hacer cosas que muchos pero muchos años atrás eran impensadas: curar algunas enfermedades, prevenir otras, perfeccionar nuestra salud, crear nuevos alimentos y sustancias, y hasta hacer cosas triviales como cirugías estéticas (algunas de lo más estrafalarias), o disponer de las mejores tecnologías en cuanto a comunicación, transporte y entretenimiento.

Diana Peterfreund nos presenta un mundo donde todos esos avances han desatado la furia del creador, quien optó por castigar a aquellos hombres que decidieron jugar a ser dioses, convirtiéndolos así en Reducidos: personas con escasas capacidades mentales y muchas limitaciones, hombres y mujeres que solo se comunican a través de signos o monosílabos, y que únicamente pueden seguir órdenes muy sencillas. Personas que simplemente se vieron privadas del privilegio de nacer a imagen y semejanza de Dios.

Así las cosas, la sociedad quedó divida entre los Reducidos y los Luditas, es decir, aquellas personas que no se sometieron a estos procedimientos tecnológicos, y que se negaron a tener absolutamente nada que ver con las mejoras que habían llevado a tantos seres humanos a la Reducción.

"No podían jugar a ser Dios, o terminarían siendo menos de lo que se suponía que los humanos debían ser. Terminarían reducidos."

Luego de la Guerra de los Perdidos, el mundo como se conocía antes de la Reducción quedó completamente destruido, y los sobrevivientes se concentraron solamente en un grupo de islas donde intentaron recomponer sus vidas. Los Luditas, debido a sus capacidades superiores, y guiando sus acciones en la firme convicción de que toda tecnología debía ser repudiada para no volver a cometer los mismos errores que los habían llevado hasta allí, se dedicaron a formar haciendas y a tomar bajo sus alas a Reducidos, a quienes pusieron a trabajar la tierra o a realizar todo tipo de tareas con el objetivo de mantener vivas sus propiedades, a cambio de vivienda y protección.

Sin embargo, no todos los Luditas se dedicaban a velar por los intereses de los Reducidos que trabajaban en sus haciendas, y comenzaron a sentirse amenazados tras la aparición de una nueva generación de Reducidos (Hijos de la Reducción o Postreduccionistas), quienes no padecían la “enfermedad”, y que eran igual o más capaces que aquellos que se habían propuesto protegerlos.

En este contexto conocemos a Elliot North, una Ludita inteligente y trabajadora, que tras la muerte de su madre se carga al hombro la hacienda North, aunque todo el resto del mundo crea que su padre es quien se encuentra al mando. Elliot es dedicada y una de las pocas Luditas que realmente se preocupa por los trabajares Reducidos y Posts que se encuentran en su propiedad. Su personaje me gustó muchísimo, porque es fuerte y decidido, y para nada una “chica bien”. Sus acciones se encuentran movidas por el bien de todos en la hacienda, se ensucia las manos trabajando, y hasta su mejor amiga es una Reducida.

A estas alturas ustedes se preguntarán: ¿Qué tiene que ver Persuasión con todo esto? Como les dije, no soy exactamente la persona adecuada para hablarles del tema porque no he leído el libro en cuestión, y no tengo idea de si alguna de las cosas que ya mencioné poseen si quiera el más mínimo parecido con algún elemento del clásico, aunque estoy casi segura que no. Sin embargo, sabiendo lo poco que sé sobre la trama de Persuasión, puedo decirles que lo que conecta En La Oscuridad Resplandecen Las Estrellas con el libro de Jane Austen es el romance.

Si bien la historia está ubicada en un tiempo en el que Elliot North se encuentra haciendo todo lo que está a su alcance para salvar la hacienda que poco a poco (y como consecuencia de la ineptitud y la falta de interés de su padre) se está viniendo abajo, la autora nos introduce varios aspectos de su pasado a través de una serie de cartas en donde Elliot mantenía largas conversaciones con un amigo de la infancia.

Kai es un Post de la hacienda North con quien Elliot entabla una amistad desde muy pequeña. Obviamente, los padres de la chica no veían muy bien el hecho de que ella se relacionara tanto con alguien “inferior”, por lo que estos dos amigos idean un sistema de intercambio de correspondencia, dejándose aviones de papel en una rendija en la puerta del establo. A través de esas cartas los chicos hablan de todo y, a medida que pasan los años, esas conversaciones se vuelven más profundas y maduras, hasta que los lectores pueden ver claramente que lo que hay entre ellos es más que una simple amistad.

"Y desde que Kai se había marchado, Elliot había estado sintiendo su pérdida. Él había crecido sin ella, pero Elliot... sólo se había marchitado."

Cuando el padre de Kai fallece y él siente que no puede prosperar en la hacienda North, decide irse y le pide a Elliot que se vaya con él. Ella rechaza su oferta porque considera que todos en la hacienda dependen de ella, y no se siente capacitada para dejar a un lado sus responsabilidades e irse con el hombre que ama.

Cuatro años más tarde, Kai regresa como un hombre nuevo, uno que no se parece en nada a lo que Elliot recuerda, y que sin embargo sigue siendo el mismo hombre que ella pasó cuatro años de su vida extrañando.  Kai está lleno de resentimientos; la vida como Post libre lo ha convertido en alguien “superior”, alguien que no cree en la vida como Elliot la conoce y que, por esa razón, ha construido un muro para separarse de la que antes fue su mejor amiga, su gran amor.

Habiendo leído Orgullo y Prejuicio, noté enseguida la influencia Austeniana (? en la historia de Diana. Y esa influencia fue la que, para mi gusto (de nuevo, no me maten), le terminó restando puntos a la historia. Fue muy extraño. Por un lado, era súper consciente de que lo que tenía ante mí era una distopía, pero por el otro, todo el tiempo me sentía como que estaba leyendo una novela de época, un romance histórico, un clásico. Todo esto de que los Luditas aborrecieran las tecnologías y adoptaran un modo de vida austero, seguramente ayudó a crear esa sensación. Pero no importaba cuánto lo intentara, la distopía me quedaba totalmente desdibujada.

Y acá es donde creo que se encuentra la consistencia del reteling. El ambiente “de época”, sumado a los diálogos inteligentes y al constante tira y afloje/ amor-odio de los protagonistas digno de Elizabeth y Mr. Darcy (ya sé que estoy mezclando historias, pero recuerden que no leí Persuasión), hace que la presencia de Austen sea completamente notoria.

No me malentiendan, esto no me pareció algo malo. De hecho, me encantó poder notar que, aunque era una historia completamente nueva, no se alejaba demasiado de “las bases”. Simplemente estoy recalcando la presencia de Austen para poder mencionar la única cosa que no me terminó de convencer, y es la siguiente.

A pesar que durante todo el libro conocemos de la relación entre Kai y Elliot a través de sus cartas, y el amor entre ellos traspasa el papel, el final se me hizo completamente apresurado. El “odio” en el presente de los personajes es tan marcado, Kai se porta tan pero tan mal con Elliot, que aunque al final le abre su corazón y podemos leer una de las cartas más lindas, esas pocas páginas no me alcanzaron para borrar todo lo que ya había leído; de la misma manera que la decisión de Elliot y la última escena me dejaron con ganas de un epílogo que desarrollara un poco más ese final.

El quid de la cuestión es que no le echo la culpa de esto a Diana, sino a Austen. Porque también me pasó con Orgullo y Prejuicio, y porque estoy segura de que también me va a pasar si leo Persuasión. Quizás sea por la época, pero si estoy leyendo un romance los finales abiertos, o “mínimamente abiertos” no van conmigo. En especial me molestó una cosa dentro de este tema, pero no puedo decírselos porque los estaría spoileando más de lo que quizás ya lo hice si tienen, como yo, la barrera del spoiler demasiado baja.

"Todavía quería al hombre que se hacía llamar Malakai Wentforth. Eso lo sabía. Pero no importaba, lo mismo que no había importado cuatro años atrás. Por aquel entonces, Elliot había decidido quedarse. Lo cual no significaba que no sintiera curiosidad. Lo cual no significaba quisiera plantarse en el borde del acantilado y extender los brazos hacia el mar, hacia un mundo que no tenía permitido conocer."

Aun así, En La Oscuridad Resplandecen Las Estrellas es un libro que me gustó muchísimo, con personajes fuertes que cuentan una historia de supervivencia y amor en un universo increíblemente bien creado.

Se los recomiendo muchísimo, y me animo a adelantarles que el segundo libro es aún mejor. Yo le di 4 plumitas.


    
  

SOBRE LA AUTORA


Diana Peterfreund ha sido diseñadora de moda, modelo, y crítico gastronómico. También ha sido correctora de estilo, camarera, y telefonista en una compañía de seguros, pero eso no es tan glamuroso…
Sus viajes la han llevado desde los bosques nubosos de Costa Rica a las cavernas subterráneas de Nueva Zelanda (y por lo que a ella respecta, sólo acaba de empezar).
Diana se graduó de la universidad de Yale en 2001 en literatura y geología, carreras que según su familia sólo le servirían para escribir libros sobre rocas. Ahora, esta chica de Florida vive con su esposo, su hija y su perro en Washington DC, y ya ha publicado ocho novelas, varios cuentos y diversos ensayos de no ficción sobre literatura popular infantil.







1 comentario:

  1. Casi casi me das ganas de leerlo... casi casi xD
    Excelente reseña Melunchis!! Y tremendamente larga, estabas re inspirada!
    Besotes

    ResponderEliminar